viernes, 15 de mayo de 2009

El cazador de lirios





Bueno, como primer entrada decidí publicar un cuento que he escrito. A veces suelo escribir muchos cuentos, minificciones o intentos de novelas, que por cierto, nunca concluyo. Este es de los muy pocos cuentos que he terminado, es muy corto, aunque sinceramente no recuerdo cuando lo escribí, sólo saque mi cuadernillo de anotaciones y vi que estaba terminado, así que decidí publicarlo por ese mismo motivo. Me parece que el cuento es algo "dramático", pero prometo escribir algo más chistoso para la próxima entrada.


El cazador de Lirios.


Ocurrió hace mucho tiempo, cuando un hombre se encontraba sentado en las penumbras de un bosque, sobre las rocas, con su rostro moreno viendo hacia los pocos rayos del sol. Pasado un corto tiempo, caminando por la vereda, llegó un pequeño mago de ojos dulces, quien se acercó al hombre, le observó y acto seguido le dijo:

-Tus ojos me gustan...

-Gracias- respondió el hombre musitando y sin mirar al chico.

-¿Por qué estás aquí? - le custionó el pequeño mago.

- Porque estoy sólo y mi pierna ha sido herida al intentar huir de un lobo... mmm, no hay quien me ayude...

-Yo puedo curar tus heridas- dijo el pequeño mientras sonreía amablemente.

-Está bien, si es lo que deseas- respondió el hombre.

El muchacho tomó la pierna del hombre entre sus delgadas manos y la curó.

-Ya he terminadó- dijo el mago.

-Gracias- dijo el hombre.

-Creo que es hora de irme.

-Pero aún sigo sólo.

-No te preocupes, si deseas puedes venir conmigo.

Así, el hombre y el mago compartieron un mismo hogar. Sin embargo, un día el hombre decidió marcharse, y continuar con su cacería de lobos. El mago no comprendía el por qué, no obstante, el hombre le prometió volver antes del invierno. El mago le esperó con mucha fé, vio nacer las flores de la primavera, sintió el aire calido del verano, escuchó el susurro de las hojas cayendo en el otoño. Sin embargo, paso el invierno y el hombre no llegó. Los inviernos siguieron pasando, pero el hombre seguía sin aparecer.

-Me volveré viento- dijo el mago- e iré a buscarle.

El mago invocó a la madre naturaleza y le dijo:

-Madre, hazme viento y dejame encontrar al hombre, porque puede que esté herido y sólo otra vez.
-Pero hijo, sabes muy bien que eso que me pides tiene un alto costo- dijo la Madre Naturaleza- ; si lo haces, tu cuerpo se debilitará demasiado y podrías morir.

-No importa, sólo hazlo, por favor...

El mago se hizo viento, y recorrió los bosques del mundo en busca del hombre, pero no lo encontró.

-Yo sé donde está el hombre- dijo un lobo que sintió el espíritu del mago jugando en el viento.

-¡¿Dónde?!- pregunto el mago.

-Allá, a lo lejos, en esa casona, vive el hombre con su esposa y dos niños.

El hombre parecía ser muy feliz. Sin embargo, el mago sintió una gran tristeza, un algo que jamás había sentido antes su corazón.

-Naturaleza, hazme cenizas- dijo el mago- borra todo recuerdo que tenga de mí el hombre, y haz que siempre sea feliz.

Como si fuera un mandato, la Naturaleza hizo del mago cenizas, que se esparcieron por todo el bosque, dejando a su paso ríos de lirios. El hombre miró el bosque desde su ventana y dió una muy leve sonrisa a la nada, mientras musitaba el nombre del mago que nunca volvió a pronunciar.


6 comentarios:

dan ^^ dijo...

aawww esta re bonito y SI desde un principio supe q el mago eras tu ;) lo describiste tal cual te podrias describir a ti mismo creo q empiezo a conocerte mas xD

mau-miau dijo...

Esto es muy triste =(
encontré tantas cosas significativas en el cuento, te quedó super lindo ^^

Anónimo dijo...

Hola amor! Soy yo,Lili aquí leyendo tu historia,odio al hombre...pero es tan triste,espero que no se nada revelador si amor.
Te amo mucho mi pequeñuelo y quiero que seas felíz,siempre te lo digo pero es la verdad.
Cuidate
<3

GABY FACCIO dijo...

Y EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA ES PARA.......................
WOW CHICO INCREIBLE.
ME GUSTÒ ME GUSTÒ.
UNA PETICIÒN: ¡¡¡¡¡¡¡¡ESCRIBE MÀSSSSSS!!!!!!
BENDICIONES.

Dixie Penelope dijo...

Como describir lo ke senti al leerlo?! suspire, frunci el ceño con dolor... Pero al mismo tiempo me senti contenta de ser testigo de algo tan lindo... la entrega, la espera, el sacrificio... Felicidades, me encanto.

Drusila dijo...

;) Muy bien, ese tipo de historias se repiten todos los días. qué triste. sólo que pocas personas tienen el valor de decir: "hazme cenizas y que sea muy feliz".