sábado, 14 de noviembre de 2009

¿Tod@s somos la excepción de la regla?







Hace algún tiempo, salió en los cines comerciales de nuestro país, una pelícuala norteamericana cuyo titulo nos deja entrever los pesares de la vida amorosa. Mujeres que buscan relaciones, que tratan de econtrar el amor de su vida, o que simplemente pretenden escapar de la soledad, son algunas de las situaciones que podemos hallar en "A él no le gustas tanto" (también conocida como "A él simplemente no le interesas"). Desde un punto de vista particular, pienso que hay una serie de verdades que a lo largo del filme se van revelando con cada una de las diferentes historias.



Es cierto, durante nuestras vidas nos aferramos a alguien o a algo. Imaginamos relaciones donde no las hay o simplemente deseamos ser importantes para alguien, sin embargo, hay que aceptarlo, si esa persona no nos toma en cuenta, no nos llama o no hace ni el más mínimo intento por estar cerca de nosotros, las señales son más que claras, a él (o ella en algunas ocasiones) simplemente no le gustamos, no le interesamos, y como tal, hay que dejarnos de niñerías y tomar la decisión má sana y más cuerda que jamás nunca podríamos tomar, es decir, dejarlo por la paz, y en vez de perder nuestro tiempo en una persona que simplemente no nos aprecia, y seguramente nunca lo hará, seguir adelante y ser felices.



Toda nuestra vida nos pasamos justificando a la persona que no nos quiere, pensamos que si no nos ha llamado es porque algo le paso, porque le movimos muchos sentimientos y tiene miedo, porque es indeciso, en fin, hay muchos pretextos para pensar que le interesamos, y como todo bello cuento de hadas, él un día se despertará y se dará cuenta de que en realidad nos ama... pero la cruda realidad es otra, tu fuiste sólo algo pasajero para él...



Y lo más triste de todo, es que a pesar de las señales, nosotr@s seguimos atados a ese ser ... cuando él es libre y disfruta su libertad... en todo caso, también nosotros deberíamos hacer lo mismo, pues en realidad no hay una relación con esa persona... pero no, pensamos que nos ama, nos hacemos ilusiones y le somos "fieles"... aún más, nos enojamos con esa persona, blasfemamos contra él y su familia, arrancamos en irá y pasión, sin embargo por mucha irá o tristeza que tengamos, la verdad de las verdades es que jamás nunca le interesaremos... inclusive, no deberíamos de estar enojados con él, sino con nosotros mismos por seguir atad@s a ese alguien...



La vida es muy corta, no podemos pasar toda ella lamentandonos y aferrandonos a algo que no va a susceder... sí, hay que llorar lo más que podamos, patalear, hacer berrinche, enojarnos, cansarnos en llanto y destrozar nuestras voces en blasfemaciones, pero finalmente hay que dejarlo ir, sacarlo de nuestro sistema y seguir adelante... y recordemos que no hay que olvidar, sino aprender.,.. Es una lástima que no hayamos podido marcarlo tanto como él nos marcó, sin embargo, podemos tener al seguridad de que sentimos y que estamos un paso más cerca de encontrar el amor... y si nunca encontramos el verdadero amor, si podemos estar felices por algo, y es el hecho de saber que podemos sentir, que podemos amar, que podemos ser "humanos" ....



Bueno, haré un segundo post con esté tema y allí contestaré porque pienso que todo@s somos la excepción de la regla, aquí me tomé como basé "he's just not that into you", pero para el próximo les daré unos consejitos que amigos y, la vida misma, me han enseñado para superar estas cosas ...





3 comentarios:

Khurupira dijo...

Esta entrada me hizo reflexionar muchas cosas que suelen escapar al ojo humano, mismo que se encuentra cegado por la palabra AMOR y nos impide ver más allá de las palabras y acciones cometidas por esa persona a la que sueles entregarle todo...y aunque la realidad es lo suficientemente cruda, debemos aceptar que simplemente a él no le 'importas' tanto!
Me gustó mucho lo escrito, siempre con esa forma tan real y fuerte de decir las cosas que uno no quiere ver. Besos!

lkgg dijo...

Me encantó!!!!!!!!! Te digo, eres mi psicólogo de cabecera, justo lo que platicaba con Angie.

No he tenido oportunidad de verla, pero parece que todos en la escuela ya la vieron, después te cuento quien me dicen que soy, si no es que ya sabes.

Te cuidas mucho.

Annette S. dijo...

mmm genial! y muuy cierto! nos complicamos taaantooo con los asuntos del corazon... y no vemos q todo es tan censillo y tan facil como: si o no .....